Como consecuencia de la afectación generada en el país por el fenómeno de La Niña 2010-2011, se genera la necesidad de conservar ecosistemas estratégicos para la resiliencia y adaptación, como los páramos y humedales, frente a eventos de cambio climático. Bajo este contexto, la Ley 1450 de 2011 Plan Nacional de Desarrollo en el Artículo 202 establece que los ecosistemas de páramo deberán ser delimitados a escala 1:25.000 con base en estudios técnicos, económicos, sociales y ambientales (ETESA) adoptados por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo territorial (Actualmente Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible). 

La FOB en convenio con CORPORINOQUIA en el año 2016 apoyó los estudios técnicos, económicos, sociales y ambientales para la delimitación del páramo Tota-Bijagual-Mamapacha, este complejo de páramos cuenta con 151.247 hectáreas y se ubica en los departamentos de Boyacá y Casanare. 

A partir de la integración de información de distintas disciplinas, para el entorno regional y local del páramo. Reconociendo la importancia de este ecosistema no solo en términos biofísicos, sino también socioeconómicos, ya que además de ser una fuente importante para el mercado de alimentos del país, las relaciones con la sociedad determinan su configuración actual y las posibles soluciones que se puedan encontrar para su uso y manejo sostenible. 

Delimitación del Complejo de Páramos Tota-Bijagual y Mamapacha